Zinc

El Zinc es un mineral esencial menor que junto al hierro, es el segundo más abundante en el cuerpo. El Zinc es almacenado principalmente en el músculo aunque también se halla en los glóbulos rojos y los glóbulos blancos, la retina de los ojos, huesos, piel, riñones, hígado y páncreas. En los hombres, la glándula prostática contiene más Zinc que otros órganos.

La investigación reciente ha procurado determinar el valor verdadero de las pastillas de Zinc, en la prevención y reducción de los síntomas del resfrío, con algunos estudios que demostraron buenos resultados. Actualmente se puede adquirir pastillas de Zinc en las farmacias, para tratar los síntomas del resfrío común.

Usos

Los suplementos de Zinc pueden ayudar al cuerpo de las maneras siguientes:

  • Ayuda a prevenir el cáncer.
  • Previene y trata los resfríos.
  • Incrementa la actividad del sistema inmune.
  • Acelera la recuperación de las heridas.
  • Trata y puede prevenir el acné.
  • Puede prevenir la degeneración macular (deterioro de la vista como consecuencia del envejecimiento).
  • Trata en algunos casos la anorexia nerviosa (la anorexia es un síntoma de deficiencia del Zinc, y la población adolescente está en mayor riesgo por deficiencia de Zinc, debido a los pobres hábitos alimenticios).
  • Mejora la fertilidad masculina, especialmente entre los fumadores.
  • Trata la artritis reumatoidea (puede tener efectos antiinflamatorios).
  • Trata el mal de Wilson (un desorden por exceso de acumulación de cobre).
  • Disminuye los cambios en el sentido del gusto durante los tratamientos contra el cáncer.
  • Aumenta el sentido del gusto y el olfato.

Algunos estados pueden afectar la cantidad de Zinc que absorbe el cuerpo o puede incrementar, incluso, la necesidad del mismo. En caso de padecer alguna de las siguientes enfermedades, se puede beneficiar mediante la utilización de suplementos de Zinc.

  • Acrodermatitis enteropática (enfermedad hereditaria provocada por la mala absorción del Zinc.
  • Alcoholismo.
  • Diabetes.
  • Enfermedad renal.
  • Enfermedad celíaca.
  • Inflamación del intestino, colitis ulcerosa.
  • Diarrea crónica.
  • Enfermedades del páncreas.
  • Problemas de próstata (BPH, cáncer de próstata).

Embarazadas, lactantes y aquellas mujeres que ingieren anticonceptivos, es probable, que necesiten incrementar la ingesta de Zinc.

Suplementos

Absorbemos del 20 al 40 por ciento de Zinc mediante los alimentos. El Zinc derivado de alimentos animales como la carne roja, pescado y animales de granja, es la forma más rápidamente absorbida. El Zinc de los vegetales es menos aprovechable para nuestro cuerpo y la misma fibra vegetal diminuye la cantidad de Zinc que podemos absorber y utilizar. Los productos lácteos y los huevos contienen escasa cantidad de Zinc, pero es absorbido menos fácilmente que aquéllos.

Otras buenas fuentes, aunque menos absorbidas, incluyen las legumbres (especialmente frijoles, frijoles de carete, frijol moteado, soja, maníes), granos enteros, tofu, levadura de cerveza, verduras cocidas, setas, habas, miso y semillas de calabaza.

Otros suplementos

El sulfato de Zinc es el suplemento más frecuentemente utilizado. Es la variedad menos cara, pero es la menos absorbida fácilmente y puede causar malestar estomacal. Los especialistas recomiendan generalmente 220 mg de sulfato de Zinc, el cual contiene aproximadamente 55 mg de Zinc elemental. Están disponibles otras variedades de mejor absorción: picolinate de Zinc, citrato de Zinc, acetato de Zinc, glicerato de Zinc, y Zinc monomethionine.

Estas diversas variedades contienen diferentes cantidades de Zinc en el “compuesto”. Verifique siempre “la cantidad de Zinc elemental” listado en miligramos que aparece en el prospecto. Generalmente rondarán entre los 30 y 50 mg de Zinc elemental. Recuerde que se ingiere entre 10 y 15 mg de Zinc con las comidas diariamente. Su especialista considerará esto al momento de prescribir la cantidad de suplemento de Zinc adecuada. Las pastillas de Zinc están también disponibles en la mayoría de las farmacias y dietéticas, y son utilizadas para el tratamiento del resfrío. Las pastillas de Zinc también están disponibles para tratamiento del resfrío.

Ingesta

Consulte a su médico o nutricionista antes de ingerir suplementos de Zinc. Logrará los mayores beneficios de los suplementos de Zinc al ingerirlos con agua o jugo (no leche) entre comidas y no debe ser ingerido al tiempo que ingiere suplementos de hierro o calcio. Si provoca molestia estomacal, puede ingerir Zinc con la comida.

Precauciones

La mayoría de los minerale menores son tóxicos. En caso de ingesta abundante, el Zinc no es excepción. Los síntomas de toxicidad son molestias estomacales y vómitos, generalmente aparecen si se ingieren 2.000 mg o más. Los estudios establecieron que el tope de 150 mg es seguro, no se necesita más y además podría interferir con otros minerales que utiliza el cuerpo.

Se ha demostrado que la ingesta menor a 50 mg por día es una cantidad segura, pero los investigadores no aseguran qué puede suceder si esta ingesta se prolonga durante mucho tiempo. Consulte a su médico antes de ingerir suplementos de Zinc o cualquier otro.

Un efecto secundario conocido debido a la ingesta de mucha cantidad de Zinc es la disminución de colesterol HDL (bueno) y el incremento del LDL (malo). Algunos estudios muestran que las megadosis de Zinc merman las funciones inmunológicas, aunque otros estudios no lo han confirmado. Si el sulfato de Zinc provoca irritación estomacal, recurra a otra variable, como el citrato de Zinc. Consulte a su médico primero. Fueron reportados otros efectos colaterales debido a la toxicidad del Zinc; mareos, dolores de cabeza, incremento del sudor, somnolencia, incoordinación muscular, intolerancia al alcohol, anemia y alucinaciones.

Interacciones posibles

Debido a que el Zinc interactúa con algunos otros nutrientes, usted puede desear ingerir preparaciones multivitamínicas o minerales que contengan Zinc, cobre, hierro y folato.

Esto ayudará a mantener los nutrientes en equilibrio. Demasiada cantidad de Zinc puede interferir con la absorción de cobre lo que provoca, la deficiencia de este último. Esto afecta el estado del hierro en el cuerpo y puede llevar a la anemia. Demasiado cobre y demasiado hierro puede interferir con la absorción de Zinc. El Zinc interfiere con la absorción del folato. Consulte a su médico antes de ingerir Zinc o cualquier otro suplemento.

Comments are closed.