Ser o No Ser…Vegetariano

hamlet-eggplant

Una Forma de Vida Saludable de Vivir

Según el documento de opinión de la Asociación Dietética Americana sobre las dietas vegetarianas, éstas se asocian con un menor riesgo de obesidad, enfermedades coronarias, hipertensión, diabetes mellitus, cáncer colorrectal, cáncer de pulmón y enfermedades renales.

Las conclusiones del III Congreso Internacional de Nutrición Vegetariana se publicaron en Septiembre de 1999 en la revista The American Journal of Clinical Nutrition. Estos documentos resaltaron muchos de los beneficios de basar nuestra dieta en frutas y verduras, legumbres, nueces y semillas, y cereales integrales.

Se ha asociado un alto consumo de frutas y verduras con un menor riesgo de contraer enfermedades cardiovasculares, diferentes cánceres comunes, y otras enfermedades crónicas (tales como la degeneración macular y las cataratas). Los posibles mecanismos de prevención identificados en estudios en humanos incluyen: actividad antioxidante, mayor desintoxicación, estimulación del sistema inmunológico, disminución de la coagulación de la sangre, menor presión arterial, actividad anti-bacteriana – viral, y mejor metabolismo del colesterol.

Las legumbres (por ejemplo, frijoles, guisantes, lentejas y cacahuetes o maní) son excelentes fuentes de proteína, fibra, y una variedad de micro-nutrientes y compuestos que pueden prevenir la enfermedad. Las isoflavonas que se encuentran en las semillas de soja se asocian con una disminución del riesgo de cáncer de próstata y con un aumento de la densidad mineral osea en mujeres post-menopaúsicas.

El consumo regular de frutos secos se asocia con un menor riesgo de enfermedades cardiacas y mortalidad. Esto seguramente se debe a su alto en ácidos grasos, fibra, cobre, magnesio, vitamina E, esteroides vegetales y diferentes fitoquímicos. Las nueces son particularmente dignas de mención porque son ricas en ácido graso omega-3 y ácido graso alfa-linolénico, el cual tiene propiedades anticoagulantes de la sangre.

El consumo de cereales está asociado con una reducción en el riesgo de contraer enfermedades cardíacas, diabetes, hipertensión y cáncer de estómago y de colon. Como posibles mecanismos de protección se incluyen la fibra, oligosacáridos y otros hidratos de carbono fermentables, minerales, vitaminas, fitoestrógenos y antioxidantes.

A pesar de que una dieta vegetariana bien equilibrada tiende a tener muchas ventajas sobre la dieta americana estándar, evitar simplemente productos animales no garantiza una salud óptima.

 

Contaminación Alimentaria

El CDC (Centro para el control de enfermedades) ha documentado que, de 1993 a 1997, de entre los brotes notificados de enfermedades con causa determinable, el mayor número de brotes, casos y muertes fue por Salmonella Enteritidis. La mayoría de estos brotes de Salmonella Enteritidis se atribuyeron al consumo de huevos.

Es probable que algunos tipos de cáncer sean causados por niveles de dioxinas y sustancias relacionadas que se encuentran en los alimentos. Los investigadores han determinado que una dieta vegetariana completa minimiza el consumo de dioxinas.

A fin de promover un rápido crecimiento, como procedimiento rutinario, se añaden antibióticos a la alimentación de los animales. Según la revista Scientific American, “Cada año, de los antibióticos que se producen en los EE.UU. el 70 por ciento acaba en nuestro ganado”.

El National Research Council (Consejo Nacional de Investigación) reconoce que existe una relación entre el uso de antibióticos en animales de granja, el desarrollo de la resistencia bacteriana a estos fármacos, y la enfermedad humana. Hasta ahora, la incidencia en la enfermedad humana es baja, pero existe una preocupación generalizada de que podría convertirse en un problema grave.

 

Del Philadelphia Inquirer

El año pasado, la contaminación bacteriana obligó a las compañías avícolas y cárnicas de Estados Unidos a retirar del mercado una cantidad sin precedentes de alimentos. Por ejemplo, en Montgomery County, una planta avícola llamada Wampler Foods tuvo que retirar 27 millones de libras. En este caso, una cepa de listeria se vinculó a ocho muertes, tres abortos, y más de 50 enfermedades por todo el Noreste.

Las cabezas de pollo están dispersas por el suelo. Un depósito que se encuentra bajo las cuchillas de sacrificio se mueve lleno de sangre. En una zanja excavada en el cemento, una corriente de plumas y fluidos animales fluye hacia una planta de tratamiento de aguas de  6 millones de dólares. El aire caliente lleva un denso hedor, mezcla de muerte y heces.

En la planta, se hacen pruebas con los fluidos de una de cada 10.000 aves, buscando Salmonella, una bacteria que se encuentra en los intestinos de los animales. Comer carne contaminada con heces de animales transmite Salmonella a las personas, y por lo general, da lugar a diarreas o fiebre, y mata a unos 500 estadounidenses cada año. Debido a que la Salmonella se considera un organismo natural, el límite de bacterias en los cadáveres de animales permitido por el gobierno es del 21,6 por ciento de las muestras registradas.

Según Sechler, “la realidad es que las grandes cadenas de supermercados están machacando a los procesadores de carne”. “Wal-Mart quiere hamburguesas a 99 centavos, y después la gente se pregunta por qué tenemos E.Coli.”

Comments are closed.