Roséola

La roséola es principalmente una enfermedad infantil. La mayoría de los casos de roséola aparecen en el primer o segundo año de vida. La roséola comienza con fiebre alta seguida de sarpullido. Cerca del 30 por ciento de los niños de los Estados Unidos contraen rubéola. Existe también un tipo de rubéola que se manifiesta en adultos que padecen enfermedades serias.

Causas

La rubéola es causada por el herpes viral humano 6 (HHV-6). Aun se desconoce cómo se propaga la enfermedad pero puede estar presente en la saliva. El período de incubación es de 5 a 15 días.

¿Qué es de esperarse en la consulta médica?

El pediatra puede tomar muestras de sangre para verificar la existencia de otras enfermedades y complicaciones. Se tomará la temperatura al bebé y se darán recomendaciones para cumplir en el hogar.

Opciones de tratamiento

  • Medicamentos como acetaminofen (Tylenol) para bajar la fiebre. También puede reducir los malestares y el dolor de la fiebre. El acetaminofen puede generar daños en el hígado si se lo ingiere durante largos períodos de tiempo o en altas dosis. No recurra a la aspirina ya que la misma puede provocar una enfermedad muy seria llamada síndrome de Reye.
  • Asegúrese de que el niño beba abundante líquido para prevenir la deshidratación.
  • Los sedantes pueden reducir la posibilidad de convulsión.
  • A veces se administra fenobarbital para las convulsiones.

Terapias complementarias y alternativas

Los tés de hierbas son antifebriles y calmantes. Las dosis indicadas son para adultos a menos que se indique otra cosa. La dosis para determinar la dosis de los niños es (edad del niño dividido por 20) X la dosis para adultos. Las dosis para adultos pueden ser suministradas a las madres lactantes.

Nutrición

Estimulación inmunológica: vitamina C (1.000 mg tres veces al día), zinc ( 30 a 60 mg por día) y betacaroteno (250.000 IU/día).

Hierbas

Las hierbas pueden ser utilizadas como extractos deshidratados (cápsulas, polvos, tés), gliceritas (extracto de glicerina), o tinturas (extractos de alcohol). A menos que se indique otra cosa, los tés deben ser preparados con 1 cucharita de hierba por taza de agua caliente. Cubierto, dejar macerar de 5 a 10 minutos para hojas y flores y de 10 a 20 minutos para las raíces.

  • Nébeda ( Nepeta cataria ) baja la fiebre y reduce los espasmos.
  • Menta piperita ( Mentha piperita ) reduce el gas, fue utilizado históricamente para resfrío y fiebres.
  • Saúco ( Sambuccus nigra ) calma a los niños y reduce la fiebre.
  • Milenrama ( Achillea millifolium ) reduce la fiebre, ayuda en la pérdida del apetito.
  • Hinojo ( Foeniculum vulgare ) para el malestar estomacal e irritación del sistema respiratorio superior; calmante.
  • Manzanilla ( Matricaria recutita ) estimula el sistema inmune, y es relajante (para provocar el sueño).

Mezcle cuatro o seis de las hierbas mencionadas arriba y bébalas como té, 1 taza tres a cuatro veces por día o como tintura, 60 gotas tres a cuatro veces por día. Además de un té fuerte (2 cucharitas de hierba) pueden agregarse al baño para mantener la fiebre baja.

Té de ajo ( Allium sativum ) y jengibre ( Zingiber officinale ) (uno a tres dientes de ajo y una a tres rodajas de jengibre fresco) pueden beberse para estimular el sistema inmune y prevenir infecciones del sistema respiratorio superior. Limón y un endulzante pueden ser añadidos para el sabor. No suministre miel a niños menores de 2 años.

Homeopatía

Algunos de los remedios más comunes utilizados para la rubéola se hallan más abajo. Generalmente, la dosis es 12X a 30C cada una a cuatro horas hasta que los síntomas mejoren.

  • Aconitum nappellus para los rápidos ataques de fiebre alta.
  • Belladonna para fiebre alta donde se siente al toque un calor ardiente en cara y cuerpo, especialmente con irritabilidad y sensibilidad al ruido y a la luz.
  • Camomila para fiebre con una mejilla roja y la otra pálida, con hipersensibilidad e irritabilidad.
  • Pulsatilla para la fiebre, niños con sin ansiedad, sujetados que quieren ser cargados.

Medicina física

Medias tibias. Humedecer medias de algodón con agua fría, estrujarlas y colocarlas en los pies. Sobre ellas colocar medias de algodón secas e ir a la cama. Este tratamiento, si bien incómodo al principio, ayudará a dispersar la fiebre y permitirá pasar una buena noche.

Envoltorio de sábana humedecida. Cubra al niño con una sábana de algodón humedecida con agua fría y estrujada. Luego envuelva al niño con otra sábana. Especialmente en infantes, esto dispersará la fiebre y permite descansar mejor.

Acupuntura

La acupresión puede ser un buen calmante para los niños y ayuda a reducir la fiebre.

Masajes

Los masajes suaves pueden aliviar las molestias. Un masaje en el pie puede ayudar a relajar al niño. Aunque algunos niños no quieren ser tocados.

Procedimientos

La mayoría de los niños mejoran a la semana sin problemas. Si el niño tiene convulsiones, llame a su médico o a emergencias médicas inmediatamente.

Recomendaciones

Evitar la infección en el niño es la única prevención. No existe vacuna contra la rubéola.

Comments are closed.