La Salud Ocular, ¿Comienza en la Matriz?

La exposición a la luz durante el embarazo es clave para el desarrollo normal del ojo.

PR NewswireCINCINNATI, 16 de Enero de 2013 / PR Newswire – US Newswire
Un nuevo estudio publicado en la revista Nature concluye que el ojo – que depende de la luz para ver – también necesita de la luz para desarrollarse normalmente durante el embarazo.

Los científicos dicen que el hallazgo inesperado ofrece una nueva comprensión del desarrollo del ojo en el feto y de las enfermedades oculares causadas por trastornos vasculares -en particular la llamada retinopatía del prematuro que puede dejar ciegos a los bebes prematuros-. La investigación, liderada por científicos del Centro Médico del Hospital Pediátrico de Cincinnati y de la Universidad de California, San Francisco (UCSF), aparece publicada en línea el 16 de enero adelantándose así a la publicación impresa.

“Esto fundamentalmente cambia nuestra comprensión de la formación y el desarrollo de la retina”, dice el coautor del estudio, Richard Lang, investigador del Departamento de Oftalmología Pediátrica del Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati. “Hemos identificado una vía fotosensible que controla el número de neuronas en la retina. Esto afecta al desarrollo vascular del ojo y es importante porque muchas de las principales enfermedades oculares son enfermedades vasculares.”

Lang es uno de los investigadores principales del estudio, junto con David Copenhague, un colaborador del proyecto, científico de los departamentos de Oftalmología y Fisiología en la UCSF. Los científicos dicen que su estudio actual, realizado en ratones de laboratorio, incluye varios resultados inesperados. “Varias etapas del desarrollo del ojo del ratón ocurren después del nacimiento”, dice Copenhague. “Debido a esto, siempre habíamos dado por hecho que si la luz influía en el desarrollo del ojo, lo haría solamente después del nacimiento.”

Pero los investigadores del presente estudio descubrieron que la activación de la, por primera vez descrita, vía fotosensible ha de ocurrir durante el embarazo para así activar el programa cuidadosamente orquestado que produce un ojo sano. En concreto, dicen que es importante que un número suficiente de fotones entren en el cuerpo de la madre en la etapa tardía de la gestación, o unos 16 días de su preñez en el caso del ratón.

Los investigadores también se sorprendieron al descubrir que los fotones de luz activan una proteína llamada melanopsina (y esto lo hacen directamente en el feto, no en la madre), que contribuye al correcto desarrollo de los vasos sanguíneos oculares y de las neuronas de la retina. Para su formación y correcto funcionamiento se requieren grandes cantidades de oxígeno. Cuando la retinopatía del prematuro ocurre en los bebés, los vasos retinianos crecen casi sin control. Esta expansión continua ejerce una presión intensa sobre el ojo en desarrollo y en casos extremos lo daña gravemente e incluso provoca ceguera.

El equipo de investigación liderado por Lang y Copenhague realizó varios experimentos en ratones de laboratorio que les permitió identificar los componentes específicos de la vía fotosensible y su función. Comenzando al final del periodo de gestación, unos ratones fueron criados en la oscuridad y otros en un ciclo normal de día y noche. Esto les permitió observar en ambos casos los efectos comparativos del desarrollo vascular del ojo. Los investigadores pudieron verificar la función de la vía fotosensible mediante la mutación de un gen de la opsina (presente en ratones y llamado Opn4) que produce melanopsina, impidiendo en esencia la activación del fotopigmento.

Tanto los ratones criados en condiciones de oscuridad al final de la gestación, y aquellos con el gen Opn4 mutado, mostraron un crecimiento casi idéntico de los vasos hialoides así como un anormal crecimiento vascular de la retina. El crecimiento vascular descontrolado fue impulsado por el factor de la proteína de crecimiento endotelial vascular (VEGFA). Según los investigadores, cuando la vía fotosensible está enlazada de manera correcta, modula ésta proteína para ayudar a prevenir el crecimiento vascular descontrolado.

Comments are closed.